Posteado por: PROMAR | noviembre 28, 2012

¿ MARCOS…QUIÉN ES?

28 de Noviembre de 2012. ¿ MARCOS…QUIÉN ES ?

¿ Quién es ese ser vivo que desde que formó parte de nuestra existencia ha logrado hacernos reflexionar sobre cuestiones tan importantes como la amistad, la ayuda mutua, el respeto por el medio ambiente y por otros seres vivos, la noción de equipo unido en busca de un fin ?

¿ Quién es el que nos ha hecho sentir emociones nuevas e intensas, sentimientos desconocidos, el que ha contribuido a que nos hayamos replanteado cual es el verdadero sentido de la vida, el que ha ayudado a sofocar miedos, preocupaciones y temores en muchos de nosotros, el que nos ha ayudado con su existencia a aprender a priorizar necesidades y objetivos, ayudándonos a descubrir lo mejor y lo peor de nosotros mismos?Ese ser vivo es el pequeño delfín Marcos. A la vez que nosotros le cuidábamos y atendíamos sus necesidades, él nos aportaba mucho más sin ni siquiera pretenderlo ¿ o quizás si ?Marcos, aún pequeño en edad, estatura y peso, pero tan grande en entrega personal, espíritu de superación y deseos de sobrevivir.

Desde el inicio de nuestra andadura con Marcos en Agosto son muchas y variadas las noticias que de él se han comentado en los diferentes medios de comunicación sobre su estado de salud, condición física, datos explicativos sobre la especie a la que pertenece, pero quizás podríamos preguntarnos otras cuestiones como ¿qué carácter tiene?, ¿porqué emplea diferentes patrones de comportamiento según la persona que se encuentre con él?, ¿cuál es su estado anímico y que factores predisponen a que éste varíe?.

Desconozco si se puede hablar de personalidad en un delfín, quizás sería más adecuado emplear el término “DELFINALIDAD”.

Si nos centramos en dicho término, podríamos sugerir que Marcos ha presentado cambios que han ido modificando su delfinalidad. Del pequeño delfín que era cuando varó el 21 de Agosto en la playa de Roquetas de Mar, desnutrido y desvalido, ávido de protección, con un “carácter” inseguro se ha convertido en un joven de su especie más maduro, confiado y, comunicativo.

Marcos evidentemente no puede utilizar el lenguaje humano pero todos los que interaccionamos con él hemos descubierto que hay muchas maneras de lograr la conexión con otras especies, sin pronunciar una palabra, sólo con acciones como mirarlo a los ojos, observar su cara, sus gestos y su comportamiento, hemos logrado descifrar en gran medida lo que quería manifestar.

Sabíamos cuando quería jugar. Cuando estaba alegre nos regalaba fantásticas y variadas piruetas, nos mostraba sus preferencias en cuanto a los voluntarios al variar drásticamente su comportamiento en presencia de esas personas especiales para él (tocándole con el pico, poniéndose panza arriba, danzando alrededor suyo, aleteando con su aleta caudal…), a la vez que también y, especialmente al principio, manifestaba su desagrado respecto a otras utilizando movimientos caudales.

Al igual que los humanos podemos manifestar dualidad de sentimientos, Marcos también. En otros momentos parece “bloqueado y ausente”, buscando en estas ocasiones sus momentos de descanso.

Su carácter por el momento no se ajusta totalmente al definido y observado en su especie. Marcos generalmente busca el contacto con los humanos, es sociable, marca sus tiempos y momentos, los cuales le son respetados y una de las características más evidentes de esa “rareza” de Marcos es el hecho de que sea especialmente resistente al estrés que le podría suponer el contacto y la manipulación humana. Marcos confía en nosotros, siendo esa “fe ciega” más evidente con determinadas personas.

Aún es pronto para afirmar como será en un futuro puesto que sus delfinalidades aún no se encuentran totalmente definidas.

Sin pretender humanizarle, él nos responde con su inteligencia, con un carácter independiente, caprichoso en ocasiones, con un lenguaje no verbal que cada vez es más extenso. Chasquidos y sonidos acústicos diversos, los cuales la mente de las personas no logra comprender ni descifrar, le sirven para interactuar con nosotros.

Marcos emplea su inteligencia a pesar de su corta edad, ha aprendido en muy poco tiempo a evitar lo que le es desagradable anticipando la acción de la persona y estableciendo mecanismos de evitación (rechazo a la red a la hora de hacerse con él para el manejo veterinario y realizarle las pruebas correspondientes sobre su estado físico..), llegando a imitar movimientos y gestos parecidos a los nuestros, en definitiva demostrándonos que es un ser vivo inteligente.

Marcos es afectivo. Aún encontrándose en su medio natural no está en libertad porque su condición física, aprendizaje incompleto…no lo permiten pero aún así, este maravilloso animal nos regala todos los días su afecto, él ha elegido seguir con nosotros a pesar de que en algún momento se podía haber alejado (roturas de redes por temporales…) pero no lo hizo, confía en el ser humano, quizás a veces demasiado.

Lo que le aportamos nunca lo sabremos pero sí sabemos lo que deseamos aportarle, “la libertad” cuando sea posible en el momento más adecuado para él. A modo de reflexión podríamos pensar ¿quién aporta más a quién?

Es cierto que hacemos lo humanamente posible para salvarle la vida, empleando el tiempo que tenemos y muchas veces el que no tenemos, restando tiempo al sueño, a los momentos de diversión y a la comodidad que normalmente nos envuelve pero Marcos nos lo devuelve con creces.

Términos como “subidón, alegría extrema, paz interior, armonía, descarga de adrenalina, ternura infinita o relajación” son los empleados más frecuentemente cuando nos preguntamos que supone para nosotros la llegada de Marcos a nuestras vidas o los sentimientos que experimentamos en su presencia. He visto a personas poco hábiles socialmente estar completamente relajadas y transformadas en su presencia, también he visto a otras controlar las emociones negativas que le suponen pensar en la posibilidad de que pudiera sucederle algo negativo, a la preocupación por si podrá ser reintroducido con éxito, he visto un espíritu de equipo como pocas veces ha sucedido, gente diversa, de lugares diferentes aprendiendo a limar sus asperezas provocadas por la tensión que supone el cuidado de Marcos durante tanto tiempo…y todo por la consecución de un mismo objetivo: ¡ Marcos ¡

En 1990 Juan Pablo II afirmó, causando un gran revuelo, que los animales tenían alma sensitiva. Otros autores como Stacy Montle que han dedicado parte de su vida al cuidado de los animales también afirman la existencia del alma en ellos. Otras personas como el parapsicólogo Martín Ebon afirma que poseen percepción extrasensorial para comunicarse.

Todo es una cuestión de fe, nunca será demostrable pero lo que sabemos con certeza es que este pequeño delfín nos ha llegado “al alma”. Aún no teniendo una explicación científica, logramos sentir esa conexión que te une a él a pesar de la diferencia de especie. Marcos parece captar las emociones humanas y siempre da “más”.

En definitiva “¿ Quién es el cuidado y quién el cuidador ?”. Quizá quién haya vivido esta experiencia nunca lo tenga del todo claro…….

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: